Karim Benzema, el hombre más impredecible de los clásicos