El Barça llega al Clásico cargado de kilómetros y minutos para los internacionales