Bale y su rendimiento en los clásicos, algo más que una cabalgada en Valencia