Bale quiere ser la fiera que reine en el Clásico