El derbi vasco, un ejemplo de civismo para el mundo del fútbol, acabó en tablas (1-1)