El dilema de Tito: ¿Pinto o Valdés?