Cuatro goles después del 86 en el Liverpool-Queen’s Park Rangers… ¡de locura!