El viento desprende parte de la cubierta de Riazor y peligra el Deportivo-Betis