Cristiano se desesperó viendo a su equipo en el banquillo hasta que saltó al campo