El derbi sevillano terminó echando humo dentro y fuera del campo