De dormir con Defoe en el hospital, a saltar al campo: Inglaterra se emociona con Bradley