El muro defensivo Otamendi-Mustafi está listo para asaltar la tercera plaza atlética