La defensa culé se vio desbordada por el Madrid en el Clásico