La defensa blanca da una lección a la BBC