La defensa del Barça siembra dudas pese a estar imbatida en Liga