El gestó que decidió quien sería el encargado de tirar el penalti en el Barça