Los dardos de Sergio Ramos y el presidente del Sevilla: la guerra que no cesa