Sevilla, Atenas, Roma y ahora Liverpool: Otra noche negra del Barça en Europa