La crítica desata sus iras hacia Luis Enrique ante la irregular marcha del Barcelona