El partido menos placentero para Cristiano: Falta de puntería, sangre en la nariz y una lesión en su pierna derecha