Así se vivió la final en las gradas de Mestalla