La Vega vive una fiesta con un Utrillas que nunca bajo los brazos ante el Valencia