La sonrisa de Marcelo cuando un aficionado le lanza un piropo al subirse al autobús