El Athletic se alía con la suerte, remonta ante el Levante y jugará la final de la Copa del Rey ante el Barcelona (1-2)