Los precedentes entre Atleti y Barça auguran un partido de alto voltaje en el Calderón