La jugada de la polémica: el árbitro no pitó una mano de Lenglet al no considerarlo como "una acción punible"