Piqué se ha infiltrado para poder jugar la final de la Copa del Rey: la última palabra la tendrá Koeman