Una máquina médica del Barça ‘fundió los plomos’ del Alfonso Pérez