La maldición de Bucarest se repite