Jordi Alba golpea al larguero con un remate a lo 'Kárate Kid': pura plasticidad