Muniain no cree en supersticiones y toca el trofeo antes de jugar la final de Copa