Piqué y Koeman se funden en un abrazo para celebrar la victoria ante el Athletic