Bono no despeja y Ramazani no remata: la jugada más increíble del Almería-Sevilla