Joaquín se paró a atender a los hinchas béticos que le esperaban en la vuelta a Sevilla