El Barça teme el fin de un ciclo glorioso