La tensión en el Barça-Sevilla aumenta y Sánchez Martínez advierte: "No quiero cosas raras"