El Mirandés sale herido, pero no de muerte