Solo la prórroga impide al Arenteiro una gesta ante el Valencia en la Copa del Rey