La alegría se desborda en el vestuario