El Albacete quiere comer leones