El Valencia pasa el trago ante el Barça en el partido más raro de la historia en Mestalla