La RFEF y los colectivos pro-pitada podrían ser sancionados por los pitos de la final