Pedro, el hombre de las finales