Neymar marcó dos goles, exhibió su magia y eliminó a un Atlético que acabó desquiciado