¿Veremos una nueva pitada en la final?