Bielsa y Pep, enemigos íntimos