El Madrid jugó como en casa en Cornellá