Luis Enrique recupera la sonrisa en el banquillo por las bromas de Piqué