Iribar le da el relevo a Herrerín con unos guantes cargados de historia para la final