Iniesta, demasiado sólo en la final de Copa